Ropa retrato corporativo formal

Cómo vestir en un retrato corporativo formal

No es la primera vez que hablamos de cómo vestir en una sesión de fotos. Pero es algo que nos preguntáis muchísimo cuando estamos preparando una sesión de retrato corporativo.

Tanto si es para una sesión de marca personal o dentro de una sesión para una empresa, las preguntas de qué ropa elegir o cómo prepararla siempre surgen.

Así que os dejamos 6 nuevos consejos sobre cómo vestir en tu retrato corporativo. Y en este caso nos centramos en un retrato más formal, aunque muchos de los consejos son aplicables a cualquier sector.

Debes vestir de manera adecuada para tu sector

El primer consejo que te daría si es tu primer retrato corporativo es que vistas de manera adecuada a «la norma» de tu sector. Tus compañeros de trabajo, ¿suelen vestir con traje y corbata? Entonces es buena idea que tu también elijas ese vestuario en tu retrato corporativo.

Si en tu sector se suele vestir más casual, también puedes echar un ojo a este otro post sobre cómo elegir la ropa para tu sesión de fotos.

No fuerces tu estilo ni te pases de «rompedor» con la ropa en un retrato formal

Un posible truco es echar un ojo en Linkedin a otras personas que se dediquen a lo mismo que tú. Mira cómo suelen vestir, qué tipo de foto tienen o dónde están hechas (estudio, exteriores…) para hacerte una idea de cómo elegir tu vestuario también.

Al final, el objetivo de un buen retrato corporativo es mejorar tu imagen de marca. Y seguramente la elijas para tu perfil de Linkedin o para otros perfiles sociales.

¡OJO! Siempre debes aportar tu punto diferenciador y acorde con tu propia marca personal. Que tampoco queremos que esto se convierta en una fábrica de clones.

Aléjate del color blanco

A los seres humanos nos encanta lo brillante. Desconozco el porqué, pero pasa.

Y el color blanco atrae la luz, genera brillos y distrae a la gente hacia él. Por eso no nos suele gustar en fotografías y retratos corporativos (sobre todo en estudio). Si tengo que elegir, prefiero una camisa en tonos oscuros.

En ocasiones una camisa blanca es una buena opción (o la única opción por temas corporativos); en ese caso, lo mejor es acompañarla de una americana con un color más fuerte/oscuro que contraste y haga el equilibrio con el tono de piel.

Último consejo de color: aléjate de los tonos pastel, no destacan ni contrastan. Y además le hacen perder fuerza al retrato. De hecho, prefiero incluso una camisa blanca brillante que un tono pastel…

Ojo con las rayas y pequeños patrones

¿Conoces el efecto moiré (o muaré)? Si entrar en mucho detalle te diré que es una distorsión que hacen ciertas lentes de cámara al fotografiar patrones pequeños y repetibles. En la ropa se dan más veces de lo que crees y el resultado puede estropear un muy buen retrato corporativo.

No voy a entrar en valoraciones de estilo, pero en esta camisa de Zara puedes hacerte una idea de a qué me refiero:

estampado camisa efecto moiré
Ejemplo de efecto moiré feo

 

Si te fijas en el brazo derecho del modelo, las rayas de la camisa hacen un efecto rarísimo en la fotografía y distraen la atención. A medida que las rayas son más anchas y están más separadas, el efecto desaparece.

También te puedes encontrar ese efecto en camisas de tipo espiga y colores intensos (se disimula más en camisas claras). Mi consejo es intentar evitar este tipo de patrones para evitar «rarezas» con el retrato final.

El plan B: siempre lleva una ropa alternativa

Una mancha inesperada, un día más soleado (o más nublado) de lo esperado, un cambio de opinión… puede haber mil circunstancias que te obliguen a cambiar el vestuario que habías previso.

Intenta no arriesgar y lleva siempre a la sesión uno o dos cambios de ropa diferentes.

Además, el fotógrafo te podrá dar algún consejo sobre qué te queda mejor o cómo combinarlo.

Hazte fan de la doble P: plancha y percha

Nunca pensé que tendría que dar este consejo hablando de retratos profesionales pero… bueno, mejor me callo 😂😂😂.

Siempre, siempre, siempre debes planchar la ropa que has elegido. Cara a cara una arruga en la camisa se puede disimular. Pero en foto se multiplica x100 y no va a darle mucha profesionalidad a tu imagen.

perchas-ropa-formal

Y para transportar la ropa utiliza perchas y fundas que te permitan mantener la ropa estirada. Puede que no sean lo más cómodo del mundo, pero luego lo agradecerás.

Busca el contraste

¿Recuerdas que he dicho antes que mejor evitar camisas blancas o de colores muy claros? Bueno, no siempre es así.

Cuando haces un retrato el encuadre normalmente queda por encima de los hombros. Para evitar el efecto «cabeza voladora» debemos buscar el contraste entre la cara, el fondo y tu ropa. En concreto con el cuello, que es la parte que hace limita con tu piel.

Si eres una persona de piel muy blanca, no juegues con colores claros. Mejor elegir ropa en tonos verdes o azules (incluso negros) para tu retrato.

¿Tienes una piel más oscura? Prueba con morados, grises, amarillos o incluso rojos. Lo importante es buscar un contraste adecuado con tu tono de piel, para evitar que no se distinga la ropa del cuello.

En resumen

Como verás, no hay normas genéricas que valgan para todos cuando elegimos qué ropa ponernos en un retrato corporativo formal. Pero si tuviéramos que hacer un miniresumen, sería:

  1. Elige un vestuario acorde a tu sector profesional.
  2. Busca el contraste con tu tono de piel.
  3. Mejor lisos que estampados.
  4. Ropa siempre limpia, planchada y con un plan B en una percha.

¿Qué te han parecido los consejos de hoy? ¿Te gustaría añadir alguno más? Te invito a que comentes aquí debajo, soy todo oídos/ojos.

¡Hasta el próximo artículo!

¿Te ha gustado?

Compártelo, déjanos tu comentario o suscríbete para no perderte las novedades del blog ;)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Sí, acepto la política de privacidad *

Responsable: Santiago Alonso Posadas, titular del website www.mrkii.es

Finalidad: Prestarte el servicio solicitado y contestar a las cuestiones planteadas

Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, tú), al enviar el formulario.

Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

No te pierdas las novedades ;)