Cómo usar el flash sin fastidiar una buena foto

Cómo usar el flash sin fastidiar una buena foto

El flash, ese gran desconocido que nos acompaña allá donde vamos con nuestra cámara, ya sea compacta, réflex o las de nuestros smartphone.

Me cuelo en el blog de MrKii, que Santy parece que no quería escribir hoy, para hablaros de cómo demonios usar el flash correctamente sin que te cargues ese fotón que estabas a puntito de hacer.

Cuántas veces has pensado, ¿saldrá mejor la foto con flash?

Voy a intentar ser lo más práctico posible y alejarme de fórmulas y técnicas que os van a saturar y os van a dejar como al principio.

¿Qué es el flash de una cámara de fotos?

En principio, todos sabemos más o menos lo que es un flash, ¿verdad? Básicamente un flash es un objeto que emite un destello de luz en un corto lapso de tiempo y que nos permite iluminar la escena que estamos fotografiando.

Así a simple vista todo parece muy sencillo: utilizaré el flash siempre que la escena no tenga suficiente luz.

Ojalá todo fuese tan sencillo.

Además de servirnos para iluminar, el flash nos sirve también para lo que en fotografía denominamos “congelar el movimiento de una escena” y que no exista trepidación en la imagen. Aunque daría para un artículo de nuestros #fotopalabros, trepidación es un templor o distorsión en la imagen.

Debemos saber que cada flash emite una cantidad de luz a una distancia determinada. Esto es lo que llamamos número guía. Y para no entrar en fórmulas matemáticas, simplificaremos diciendo que a mayor número guía, mayor potencia de luz emite nuestro flash.

En smartphones es muy difícil que el fabricante aporte ese dato, puesto que los flases de los dispositivos móviles y de muchas cámaras compactas simplemente nos servirán para iluminar objetos en primer plano o cercanos. Así, el número guía suele indicarse en los flashes de zapata para ´camaras de tipo DSLR (las que normalmente conocemos como cámaras réflex digitales).

preparar-sesion-fotografia en estudio
El flash de la cámara nunca será tan potente o preciso como un flash de estudio, pero muchas veces es más que suficiente

¡Ah! Como lo diré más veces en lo que queda de artículo, un flash de zapata es un flash externo, de los que se pueden acoplar en la parte superior de las cámaras réflex. No son los flashes que podemos tener en un estudio (mucho más potentes), pero nos pueden salvar de muchos apuros y conseguir resultados mucho más aceptables de lo que conseguiríamos con los que incorporan las propias cámaras.

¿Cuándo debes utilizar el flash en tus fotos?

Respuesta corta: siempre que queramos. Hay gente que utiliza el flash en todas sus fotografías y otros que intenta no utilizarlo en ninguna.

Respuesta razonada y fuera de gustos personales, ¿para qué es práctico usar nuestro flash? Así en un primer vistazo se me ocurren cinco situaciones clave en las que nos va a venir bien usar el flash:

  1. Levantar sombras
  2. Retrato a contraluz
  3. Separar la figura del fondo
  4. Dar brillo de luz en los ojos
  5. No existe suficiente luz en la escena

Levantar sombras

Cuando nos encontramos en una situación donde:

  • La luz es muy contrastada.
  • Tenemos la luz directa del sol pegándonos en la cara.
  • El sol está creando sombras muy duras.

Todo esto provoca que, si queremos exponer bien las pieles, se vayan esas zonas casi a negro, perdiendo información y detalles muy valiosos.

Pues bien, la solución para estas situaciones es conectar nuestro flash y soltar un destello que nos permita dar un poco de luz en esas zonas, lo que se conoce como levantar las sombras.

flash-foto-paisaje
¡Genial! Te acabas de dejar el flash en el coche… otra vez a bajar la montaña

Con el flash conseguimos que esas sombras reciban un poco más de luz que en la escena original y no modifica en nada más la fotografía porque la fuente principal sigue siendo el sol.

Retrato a contraluz

Imaginad que os estáis haciendo una foto preciosa, con un edificio al fondo maravilloso y un cielo azul increíble, pero estamos justo frente al sol.

¿Qué ocurre? Si exponemos bien el edificio y el cielo, la cara se nos queda en sombra; si exponemos para que se nos vea la cara, el edificio y el cielo desaparecen.

¿Qué debemos hacer? En esta ocasión lo que debemos hacer es usar el flash, exponiendo para que se vea cielo y edificio con la luz natural. Así, el destello del flash llegará a nosotros para que estemos igualmente bien iluminados.

Separar la figura del fondo

En este caso debemos posicionar el flash para que ilumine la parte de atrás del sujeto. Si por ejemplo tenemos un sujeto con una camiseta de color oscuro en un fondo oscuro, conseguiremos utilizando el flash que se dibuje el contorno de la persona y no parezca una cabeza flotante.

Dar brillo en los ojos

Aunque la escena y el sujeto reciban perfectamente la luz que queríamos, los pequeños detalles pueden hacer que necesitemos usar el flash para dar ese punto diferente a nuestro retrato.

La expresión, la mirada, el color de los ojos y los brillos que el fotógrafo puede incorporar en la imagen pueden ser claves para darle personalidad a la fotografía.

Retratos y fotos para Linkedin

Pues bien, para intensificar la mirada y los ojos haremos uso del flash, a una intensidad menor a la que sería una luz de relleno. Con ello conseguiremos que aparezcan esos marcas reflejos blancos en los ojos que tan estéticos quedan. Si queréis jugar con ello podéis utilizar fuentes de luz con diferentes formas y veréis que retratos más curiosos conseguís.

Cuando no existe luz suficiente en la escena.

Aquí nuestro flash será la luz principal, así que la potencia de éste dependerá de las prestaciones de nuestra cámara. Lo mejor es intentar captar algo de luz de ambiente de la escena para que no quede el sujeto rodeado por un negro absoluto.

En el caso de los flashes que incorporan nuestras cámaras no podemos decidir la potencia del mismo, sino que es la cámara la que decide la cantidad de luz que debe emitir a través de cédulas y mecanismos internos. Debido a esto puede que el flash emita más luz de la que queremos, en este caso podemos valernos de difusores o filtros de luz para manejar el destello que salga, conseguir luces más difusas, etc.

flash smartphone paisaje
Aquí, ¿flash sí o flash no?

¿Cuándo y para qué utilizar el flash de nuestros smartphones?

Ahora quizás viene la parte que más os interesa, ¿para qué podemos utilizar los flashes que incorporan nuestros móviles? De primeras. la respuesta que se nos viene a la cabeza y quizás la que un fotógrafo daría, sería algo así como para casi nada.

En resumen: el flash de tu smartphone te va a servir para poco o nada

Y es cierto, las luces led que sirven de flash para hacer fotos con nuestros móviles no son gran cosa. Pero como todo en tecnología, han mejorado mucho en estos años y cada vez se utilizan bombillas que emiten mejor luz y más potente. Además, algunos smartphones ya tienen opción para poder manejar la intensidad de luz que queremos que desprenda nuestro flash.

Al igual que comentábamos con los flashes que incorporan las cámaras, si hacemos usos de filtros podremos regular la intensidad, el color o la apertura del haz de luz que proyecta el flash.

Además, contamos con aparatos diversos que podemos conectar a nuestros teléfonos y utilizar como fuentes de luz. Si hacéis una búsqueda por Amazon encontrareis unos cuantos. Estos aparatos emiten una cantidad de luz algo mayor y más tenue por lo que gracias a ellos conseguiremos una iluminación más natural y uniforme. Podéis encontrar flashes para selfies o específicos para fotos de primeros planos de objetos pequeños (ideales para tiendas online, por ejemplo).

flash-smartphone-comida
Nunca, nunca, nunca te va a quedar bien la foto de comida con el flash de tu smartphone

Tanto el flash que incorporan nuestros smartphones, como los posibles accesorios lumínicos que podemos comprar hoy en día nos servirán para las situaciones en las que queramos hacer un retrato a contraluz, queramos levantar un poco las sombras, queramos dar un pequeño brillo de ojos en el sujeto o para cuando no exista suficiente luz como para que se vea la fotografía.

Como decíamos, utilizando diferentes filtros e intensidades de luz, podremos conseguir diferentes resultados.

Hablemos del tipo de flash que hablemos, para lo que nunca nos servirán será para hacer fotografías de paisajes, urbana de edificios, etc. pues la fuente de luz comparada con la extensión a fotografiar es ridícula y no se percibirá Y, si se percibe, contará más como fallo que como acierto.

¿Cómo puede el flash fastidiarnos una buena fotografía?

Como habréis intuido por el tono del artículo, casi soy partidario de no utilizar el flash que de usarlo sin saber lo que te haces. Pero, por si te queda alguna duda, te termino contando algunos desastres que puedes provocar usando mal el flash de nuestros móviles:

  1. Si no tenemos cuidado la fotografía puede quedar a falta de contraste, de sombras y perderíamos volumen en nuestro retrato.
  2. Si está muy cerca el flash del sujeto, el contraste que se puede generar entre figura y fondo es tan grande que puede llegar a desaparecer el fondo.
  3. Ojos rojos. No comments.

En el caso de los flash de smartphones y los que van dentro de cámara, lo peor es que no podemos variar su posición libremente, no podemos angularlos sin que la fotografía cambie su ángulo también. Esto provoca que, en muchos casos, aunque lo podamos usar e igual nos ayude, los efectos estéticos que consigamos en nuestra foto no serán los deseados.

Obviamente esto no pasa con los flashes externos de zapata ni con los flashes de estudio que funcionan de manera independiente a la cámara.

¿Conocíais todos estos usos del flash? ¿Soléis usarlo en vuestras fotografías? Dejadnos un comentario con cualquier duda que os haya podido surgir sobre esa dichosa lucecita que ilumina vuestros retratos…

¡Hasta el próximo post!

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.