Amy Cuddy charla TED lenguaje corporal

Tu lenguaje corporal puede moldear quién eres realmente

Este es el primer post que publicamos sobre lenguaje corporal en el blog de MrKii. Cuando hablamos de lenguaje corporal o lenguaje no verbal seguimos hablando de un tipo de lenguaje; y por tanto, de comunicación y de interacción entre seres humanos.

La relación entre ese lenguaje no verbal y los gestos o emociones que queremos transmitir en una fotografía o retrato corporativo es directa.

¿Qué me comunica tu lenguaje corporal? Existen multitud de estudios que demuestran cómo, casi de manera inconsciente, emitimos juicios rápidos en base al lenguaje corporal de otra persona.

Pero hoy quiero entrar un poco más en detalle sobre la reacción que llegamos a tener sobre nuestro propio lenguaje corporal.

Amy Cuddy, una experta en lenguaje corporal

Para apoyar este artículo y argumentar la respuesta al título nos vamos a basar en una charla TED que Amy Cuddy ofreció en el TEDGlobal de 2012 con el mismo nombre.

En esta charla, Amy Cuddy – psicóloga social y experta en lenguaje corporal – expone una serie de experimentos sobre cómo nuestro lenguaje corporal influye en la percepción que tenemos de nosotros mismos. Si os vais al final del post podéis encontrar el vídeo original (en inglés subtitulado), que supera las 51.000.000 de visualizaciones cuando escribo esto.

Pero si lo prefieres, a lo largo del post iré comentando los puntos que más me llaman la atención sobre la charla.

Expresiones de poder y dominio

Antes de entrar a determinar si estamos influenciados por nuestro propio lenguaje no verbal, Amy Cuddy se centra en la expresión de poder y muestra algunos ejemplos de posturas y gestos que sirven para ilustrar la diferencia entre el poder y la impotencia.

poses-poder-lenguaje-corporal

¿Qué tienen en común las fotografías de arriba? Proyectan una imagen de poder, dominio y control de la situación. Los brazos abiertos, tomando espacio, expandiendo el lugar que ocupas son muestra de poder en términos de lenguaje corporal.

atleta-poderoso-ganador

En el ámbito deportivo, abrir los brazos al aire en forma de V y levantar la cabeza es un signo de victoria que incluso atletas invidentes de nacimiento realizan de forma innata.

Nos expandimos cuando nos sentimos poderosos e intentamos hacernos pequeños ante la debilidad

Si nos vamos al reino animal es fácil encontrar también ese tipo de gestos de poder y debilidad muy similares a los humanos.

Cuando estás junto al poderoso

¿Qué ocurre cuando en una conversación alguien asume el papel dominante? De manera sorprendente, según los estudios de Amy Cudds, su interlocutor tiende a nivelar el universo y completar el lenguaje no verbal del otro.

Creo que la imagen que muestra durante la charla es muy ilustrativa sobre esto:

completar lenguaje corporal persona poderosa

¿Qué poseen las personas poderosas?

Por lo general, las personas poderosas tienden a ser positivas, optimistas y demostrar mayor confianza en sus acciones. También tienen la idea de ser más capaces de ganar a juegos de azar y mayor tolerancia al riesgo.

Si nos ceñimos a términos hormonales, existe una correlación directa entre el poder y 2 hormonas:

  • La testosterona, que es la hormona del control.
  • El cortisol, la hormona que regula el estrés.

Así, aunque normalmente asociemos el poder con el control, la tolerancia o el manejo del estrés también es un punto muy importante. Por lo general, las personas poderosas muestran unos niveles de testosterona más altos y unos niveles de cortisol más bajos que la media.

El experimento de laboratorio

Basándose en su experiencia como profesora en un MBA, donde observó las diferencias entre los estudiantes según cómo participaban en clase, Amy Cudds intentó responder a una pregunta en el laboratorio:

Hablando en términos de poder, ¿Es posible que el cuerpo determine o modifique nuestra mente? ¿Podemos modificar cómo nos sentimos alterando nuestro lenguaje corporal?

Planteamiento

Para comprobarlo, eligieron a un grupo variado de sujetos a los que midieron sus niveles de testosterona y cortisol y dividieron en dos grupos. Durante 2 minutos, la mitad de ellos (solos) adoptarían posturas de poder como las que comentábamos antes; mientras, los otros tendrían gestos más retraídos y de debilidad.

Para terminar el experimento, invitaban a cada uno de ellos a hacer una apuesta y después volvían a medir sus niveles hormonales.

Conclusiones

Los datos finales fueron impactantes (o al menos a mi me sorprenden muchísimo):

  • En cuanto a la tolerancia al riesgo: un 86% del grupo A (poderosos) se atrevía a apostar frente al 60% del grupo B.
  • El nivel de testosterona había aumentado un 20% en el grupo A y se había reducido en un 10% en el grupo B.
  • Y el cortisol se había reducido hasta en un 25% en el grupo A y aumentaba en un 15% para el grupo B.

Todo esto con un experimento de solo 2 minutos de duración.

¿Cómo aplicar esto al mundo real?

Después de ver el impacto en el laboratorio, el siguiente paso fue aplicarlo al mundo real. Para ello, repitieron el experimento pero, después de pasar los dos minutos “posando”, las personas elegidas se someterían a una entrevista de trabajo.

Para completar el experimento:

  • Los entrevistadores estaban entrenados para no mostrar emociones o responder a estímulos no verbales, lo que aumentaría el nivel de estrés del entrevistado.
  • Existían 4 analistas independientes que se encargarían de analizar a los candidatos sin conocer el contenido del experimento.

El resultado fue de nuevo abrumador: los analistas tenían clarísimo que los candidatos del grupo A estaban más preparados para entrar en el equipo.

La clave es la presencia

Obviamente, ninguna de las personas modificó sus conocimientos por poner una pose de poder. El contenido de nuestro mensaje, nuestras ideas o el discurso que llevemos a cabo van a ser idénticos. Pero la presencia y el lenguaje no verbal que proyectamos va a mejorar nuestra propia percepción y también cómo nos tienen en cuenta.

Quedaba demostrado que el ejercicio mejoraba la seguridad, la confianza y el entusiasmo de los candidatos. E incluso se mostraban más auténticos en su mensaje que aquellos que habían tomado un rol más débil.

¿Hablamos de mentir?

Según Amy Cudds, uno de los primeros pensamientos o críticas que recibieron fue que hablaban de mentir. Para ella, por el contrario, la idea es hablar y convencernos de que sí podemos logar el objetivo que nos hemos marcado. Según sus propias palabras:

No finjas hasta conseguirlo, finje hasta transformarte y convertirte en ello

La idea es trabajar hasta transformarse e interiorizar que ese mensaje no verbal es realmente parte de ti.

Un consejo final

El experimento parece claro: solo hacen falta 2 minutos y unos pequeños retoques para generar grandes cambios.

En la charla, Amy Cudds invita a que para nuestra próxima reunión, entrevista, charla, (o sesión de fotos, añado yo), nos tomemos 2 minutos a solas para configurar nuestro cerebro, subir la testosterona, bajar el cortisol y mejorar la imagen que tenemos de nosotros mismos.

Yo tengo claro que lo vamos a aplicar como dinámica cuando estamos haciendo sesiones de fotografía corporativa y sobre todo en los retratos a profesionales.

La charla original

Más allá de mis comentarios y transcripciones del vídeo, la charla no tiene desperdicio y es de las mejores que he visto últimamente. Así que te la dejo para que disfrutes durante 20 minutos:

 

¿Ya habías visto el vídeo? ¿Qué te ha parecido lo que plantea? ¿Ha cambiado tu pensamiento sobre el lenguaje no verbal? Deja tu comentario aquí debajo que estaremos encantados de leerte.

¡Hasta el próximo!

Fuente: TEDGlobal 2012, Your boy language may shape who you are

¿Te ha gustado?

Compártelo, déjanos tu comentario o suscríbete para no perderte las novedades del blog ;)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Sí, acepto la política de privacidad *

Responsable: Santiago Alonso Posadas, titular del website www.mrkii.es

Finalidad: Prestarte el servicio solicitado y contestar a las cuestiones planteadas

Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, tú), al enviar el formulario.

Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos.

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

No te pierdas las novedades ;)